Un trinxat de brócoli y anchoas

IMG_6382.jpg

El Trinxat “Trinchado” es un plato de la Cerdaña, el Alt Urgell y Andorra hecho a base de hervir patata y col que después de triturar y mezclar, se añade tocino y algún tipo de manteca (grasa) para freír la mezcla. Ocasionalmente se añade ajo frito. Por último se fríe todo en una sartén al fogón hasta que queda dorada la mezcla y con forma de tortilla.

Tiene el aspecto de una tortilla pequeña, entreverada con trozos de col que le proporciona un toque de verde oscuro. Se suele comer durante el invierno a menudo acompañado con tocino. Es un plato destacado dentro de la cocina popular catalana de montaña y en Puigcerdá se celebra cada año la Fiesta del Trinxat .

Hoy propongo una receta mas saludable donde eliminaremos las grasas y cambiaremos la col, por el Brocóli. ( Disculpas a todos aquellos que pueda ofender la blasfemia sobre el Trinxat tal y como mandan los canones , que tambien me encanta..) Trinxat

El origen del brócoli parece que es mediterráneo. Seguramente es el resultado de un cruce natural de plantas de la familia de las Brassica, realizado en el norte de Italia en torno al siglo VI adC.

Sabemos que desde la época del Imperio Romano el brócoli ha sido considerado un alimento de valor único entre los italianos. Se introdujo por primera vez en los Estados Unidos por los inmigrantes del sur de Italia, pero no llegó a ser muy popular hasta la década de 1920.

Dado que el brócoli es un alimento con muchas propiedades, ya que contiene bastantes vitaminas y nutrientes, sin apenas calorías, es una fuente notable de calcio, potasio, fósforo, hierro, vitaminas B1, B2 y B6 y también aporta dosis sustanciosas de yodo, cinc, cobre y manganeso, al igual que mucha fibra, es antioxidante. por todo ello hoy ha devenido uno de los grandes emblemas de la alimentación sana moderna

Trinxat de brócoli y anchoas

Sigue leyendo

Anuncios

Calamares rellenos de carne – Cocina de mar y montaña

“La cocina de un país es su paisaje puesto en la cazuela”. Josep Pla 

IMG_5836.jpg

Los “platos de mar y montaña” son un referente culinario en la comarca catalana del Empordà, ( Costa Brava ), fruto de la cultura y la sabiduría popular, es cocina de siempre, donde se combinan con sabiduría arraigada en la tradición, elementos típicos de la cocina de montaña con los frutos del mar, en cuya elaboración se utilizan conjuntamente algún tipo de carne, junto a algún tipo de pescado o marisco, una mezcla genial! 

Al parecer su origen se sitúa en la época en que los pescadores solo comían pollo en Navidad, y alargaban el plato añadiéndole las langostas que se les enredaban en las redes de pesca. Hoy sería justo al contrario, utilizamos el pollo para alargar el plato de langosta. Otra teoría sobre los orígenes de estas combinaciones culinarias explica que estos trueques se incrementaron fuertemente en la época del estraperlo, cuando en los pueblos había poco dinero para comprar y era necesario recurrir a esta práctica. Cualquiera que sea la causa, en la caso de Cataluña y especialmente del Empordà, de donde era natural Josep Pla, este tipo de preparaciones son parte fundamental de la cocina. La proximidad del mar a las sierras litorales y en el caso de la Costa Brava, la cercanía al Pirineo, facilitaban enormemente la mezcla de productos. Las recetas de mar y montaña son bastante habituales en el recetario catalán tradicional.

En esta cocina que podríamos llamar de fusión entre dos entornos que parecen tan opuestos, tiene cabida todo tipo de recetas, platos como los pies de cerdo con langostinos y setas, las albóndigas con sepia, el conejo con cigalas , el pollo con langosta, pollo con langostinos o cigalas, la perdiz con gambas y chocolate, arroces con carne y pescado, pies de cerdo con bacalao, el pollo con bacalao, los calamares rellenos, manitas de cerdo con gambas, pato con langostinos y nabos, centollo con caracoles… todos ellos con unas salsas que invitan a mojar pan. Sigue leyendo